sábado, 1 de agosto de 2020

VIDEOJUEGOS Y APRENDIZAJE: BARAJAR Y DAR DE NUEVO, POR CARINA LION (PARTE 1)

Abrir la puerta para jugar 


Ya hace unos años que me pregunto acerca del aprendizaje mediado tecnológicamente, en qué cambian las maneras de aprender cuando están mediadas por tecnologías. Estoy convencida de que aprendemos de diversas maneras, marcados y marcadas por trayectorias y recorridos que son únicos y en contextos sociales, culturales, políticos, familiares que nos atraviesan, nos influyen y nos interpelan. Se aprende desde la diversidad cognitiva, a partir de historias de vida; trayectorias y condiciones de posibilidad muy diferentes. Por eso, abrir puertas a experiencias divergentes puede ser un camino interesante para favorecer itinerarios formativos enriquecedores, personalizados y colectivos que resulten inspiradores para favorecer otros modos de aprender teniendo en cuenta los escenarios digitales contemporáneos. Hace tiempo Freinet nos alertaba en 1944 en su Guía práctica para la organización material, técnica y pedagógica de la escuela popular. “La escuela no prepara más para la vida […]. La verdadera formación de los niños, su adaptación al mundo actual y a las posibilidades de mañana, se practican cada vez más y de un modo más o menos metódico, fuera de la escuela”. (Freinet, 1944) 
Esto es, dar lugar a la diversidad de aprendizajes que también ocurren fuera del aula; aulas porosas que ofrezcan anclajes a las trayectorias diversas; flexibles en tiempos y recorridos; a lenguajes expresivos múltiples (Eisner, 1998) en consonancia con la multialfabetización tanto en las estrategias de enseñanza como en las de evaluación. Entre todos los objetos de la cultura para el análisis de estos aprendizajes emergentes, elijo el de los videojuegos porque estoy también dedicándome a desarrollarlos y es una oportunidad para compartir algunas ideas.
(CONTINÚA...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario